«Cómo inspirar, conectar y empoderar equipos remotos»

Liderazgo en la distancia. ¿Cómo inspirar, conectar y empoderar equipos remotos? Este 2020 ha traído la aceleración de algunos cambios que ya se venían produciendo, entre ellos está el teletrabajo o trabajo en remoto, lo que ha planteado también el desafío de cómo liderar equipos remotos de manera eficaz.

Ahora asistimos a dos tendencias respecto a esta modalidad de trabajo y su gestión. Por un lado, aquellas empresas o líderes que se vieron obligados a ponerla en marcha y que desean cuanto antes volver a tener sus equipos de vuelta en la oficina. Por otro lado, aquellos que ya conocían, o han descubierto ahora, las enormes ventajas que puede aportar.

Todas las opiniones son válidas, pero nosotros defendemos la nuestra, dejando primero dos cosas claras: Que el trabajo en remoto es válido solo para ciertas actividades y que el trabajo debe hacerse con los medios y condiciones adecuados para que sea efectivo. Salvados estos dos puntos, el trabajo en remoto aporta grandísimas ventajas para el individuo, para las empresas y para la sociedad:

– Ventajas en movilidad: reducir los desplazamientos supone ganar tiempo personal para el individuo. Además, reduce la saturación en carreteras y en el transporte público beneficiando indirectamente al resto de individuos que se desplazan.
– Ventajas para el medio ambiente: como consecuencia de lo anterior, esto tiene un impacto directo en la lucha contra el cambio climático y contra la polución en las ciudades. Parece difícil de entender que teniendo como sociedad este problema tan grave no aprovechemos esta oportunidad.
– Mejoras en la productividad: muchos trabajos, especialmente aquellos que requieren concentración se desempeñan mejor en remoto.
– Indirectamente supone un cambio de paradigma y una revolución respecto a la tendencia global del ser humano a residir en grandes ciudades. Esta tendencia está agravando problemas como el abandono de zonas rurales, incrementos en el coste de la vivienda, etc. El trabajo deslocalizado abre una enorme oportunidad para recuperar entornos vitales que se estaban perdiendo.

Sin embargo, vemos como muchos managers reclaman tener a sus equipos cerca, en la oficina, porque esto facilita la comunicación por un lado y por otro lado porque crea o mantiene mejores relaciones personales y profesionales. Pero ambas objeciones son fácilmente salvables:

– El trabajo en remoto no tiene por qué ser al 100%. Un adecuado equilibrio, adaptado a las circunstancias de cada caso, permite beneficiarse de las ventajas del trabajo en remoto y a la vez mantener esos vínculos personales.
– En el fondo, lo que vemos, y aquí quizá seamos demasiado duros, es managers que no están siendo capaces de adaptarse a una nueva realidad. Quieren seguir gestionando sus equipos de la misma manera. En lugar de cambiar ellos, quieren simplemente que sus equipos vuelvan para poder seguir gestionándolos como lo hacían antes. Les iba bien así, y no sienten la necesidad de cambiar. Prefieren que sus equipos y la sociedad renuncien a las ventajas del trabajo en remoto, en lugar de cambiar ellos. No se dan cuenta de que pueden pasar a ser managers obsoletos más pronto de lo que imaginan.

La buena noticia es que las habilidades para liderar equipos remotos se pueden entrenar y que existen formaciones en liderazgo específicas para esta modalidad. En Invictus estamos a tu disposición para enfrentar este reto:

LIDERAZGO EN LA DISTANCIA: CÓMO INSPIRAR, CONECTAR Y EMPODERAR EQUIPOS EN REMOTO