«Hay que seguir paso a paso hasta que podamos decir en el campo base que hemos vivido para contarlo.»

Hemos enfrentado un año 2020 que nos ha planteado a todos unos enormes desafíos. En el camino se han quedado seres queridos, proyectos, sueños y empresas. Otros han conseguido sobrevivir y algunos han podido aprovechar las oportunidades que estos momentos de cambio les han brindado.

Parece que una vez más, el paso a paso, el poco a poco, han sido elementos fundamentales para salir adelante. Cuando nos enfrentamos a grandes retos, en ocasiones es mejor no ser demasiado consciente del enorme esfuerzo que va a suponer superar con éxito el desafío que tenemos ante nosotros.

Como aquellos escaladores que enfrentan montañas como el Everest, es mejor no mirar demasiado a la cima, podrías tener la sensación de que está demasiado lejos y que parece no estar cada vez más cerca. Es preferible centrarse en cada paso que das y tener objetivos cercanos que puedas ir alcanzando. Así aumentas tus posibilidades de éxito.

Este año en marzo, seguramente, si hubiéramos sido conscientes de todo lo que íbamos a tener que pasar antes de finalizar el 2020 nos habríamos sentido abrumados por la gesta que suponía.

Hoy miramos atrás y vemos lo que individualmente, como equipo y como sociedad hemos recorrido y parece rozar lo imposible.

Aún nos queda mucho por recorrer y es mejor que sigamos centrándonos en el ahora, en el paso a paso, en el poco a poco.

Y no olvidemos, que como los escaladores que hacen cima en un 8.000, el reto no termina al coronar, queda descender… Esta crisis no termina el día que “nos quitemos las mascarillas”. Recuperar nuestra sociedad será tan duro como el descenso desde el Everest, con las fuerzas muy mermadas, hay que seguir paso a paso hasta que podamos decir en el campo base que hemos vivido para contarlo.

¡Vamos a por el 2021!