“…es necesario revisar cómo los cambios en el entorno afectan a las particularidades de estas habilidades y de qué manera las empresas deben incorporar estos cambios en los objetivos de sus acciones formativas.”

Las habilidades blandas y en general las que tienen que ver con la inteligencia emocional siguen no solo vigentes, sino como decíamos, toman más peso relativo. Sin embargo, es necesario revisar cómo los cambios en el entorno afectan a las particularidades de estas habilidades y de qué manera las empresas deben incorporar estos cambios en los objetivos de sus acciones formativas.

Respecto a aquellas que tienen que ver con la manera de relacionarnos con nosotros mismos y que llamaremos MIRADA INTERIOR es necesario tener presente:

Propósito y felicidad
Encontrar las palancas de motivación que llevan a la persona hacía el desarrollo personal y profesional es el primer paso en un proceso de desarrollo individual. La retención del talento en las organizaciones exige facilitar y potenciar este proceso de desarrollo individual.

Creencias limitantes
Identificar y revisar las creencias que limitan nuestra satisfacción y nuestro desarrollo. Tomar conciencia de los hábitos que nos llevan a la excelencia y los que nos lastran. Conocer y entrenar las claves para modificar hábitos. En los casos en que sea necesario, la autoestima es trabajada aquí desde el punto de vista de mirada interior.

Fijación de objetivos y retos que maximizan nuestro potencial
El siguiente paso del proceso es conectar las palancas de motivación con retos y objetivos concretos. Las organizaciones necesitan que los retos y objetivos individuales sean coherentes con los objetivos de la compañía y del equipo. Además, los objetivos individuales deben potenciar la ambición y la superación de nuestros límites y facilitar que el proceso de consecución sea una experiencia generadora de satisfacción.

Capacidad para enfocarnos en nuestros objetivos
A continuación, debemos convertir los objetivos en planes de acción efectivos, sostenibles y equilibrados respecto a los distintos ámbitos de nuestra vida personal y profesional.

Claves en la ejecución de un plan de desarrollo
El último paso es entrenar las claves que van a llevar al éxito en la ejecución de los planes de acción. Áreas de entrenamiento como: constancia, resiliencia, adaptación al cambio y gestión de la presión y el estrés.

Respecto a las que tienen que ver con la manera de relacionarnos con otros y que llamaremos MIRADA EXTERIOR es necesario considerar:

Liderazgo
Los nuevos modelos de relación en las organizaciones, los equipos por proyecto, la multiculturalidad, la diversidad y la creciente incertidumbre demandan un modelo de liderazgo basado en principios y en la influencia, que aporte visión, que genere compromiso y cree las condiciones para que las personas den su mejor versión facilitando además su desarrollo.

Comunicación
La creación de relaciones sólidas de 360º exige entender y entrenar las habilidades para una comunicación efectiva, que esté alineada con lo que somos y hacemos, que conecte con las emociones de nuestros interlocutores desde la asertividad, que sea bidireccional, en la que la escucha y la empatía sean protagonistas y que se adapte al entorno cambiante, a la multidiversidad de los interlocutores y a las características específicas de los nativos digitales.

Relación cliente
Los nuevos modelos de venta digital exigen que la labor de venta personal evolucione para aportar valor. La venta de “experiencia cliente” frente a la venta de productos implica el desarrollo de la venta consultiva, la excelencia en la relación con el cliente y en la gestión de incidencias donde las personas pueden conectar con las emociones del cliente.

Equipos de alto rendimiento
Tanto desde la perspectiva de líder como de miembro del equipo, los cambios en los empleos y en los modelos de relaciones, convierte el trabajo en equipo en una gran oportunidad como ventaja competitiva. Entender las claves de un equipo de alto rendimiento y las palancas para generar confianza, compromiso, generosidad y resolver de manera eficaz los conflictos son habilidades esenciales para afrontar el futuro inmediato.

Finalmente, y dado que el sentimiento de colectividad se ha desarrollado notablemente, es necesario dar respuesta a lo que llamamos MIRADA COLECTIVA:

Visión y misión
Existe cada vez mayor conciencia sobre el impacto de lo que hacemos. Las nuevas generaciones tendrán una vinculación diferente con sus organizaciones y la retención de talento dependerá de cuánto conecten la visión y misión de la empresa con las personas que la forman.

Valores corporativos
Las organizaciones deben impulsar valores corporativos que son coherentes con su cultura y su estrategia y que además respondan a las nuevas demandas de igualdad y diversidad y que se antepongan a las amenazas que plantean los nuevos extremismos fomentando el respeto y la tolerancia.

Felicidad organizacional
El nuevo entorno, cambiante, lleno de oportunidades y con nuevos modelos de relación, obliga a las organizaciones a crear ambientes profesionales que favorezcan el desarrollo y la felicidad de las personas, prestando atención a una visión global del individuo, incluido el bienestar físico, fomentando estilos de vida saludable y la conciliación.

Ecosistemas de innovación y creatividad
La creación de condiciones que impulsen la creatividad y la innovación en todos los ámbitos de las organizaciones es esencial en un contexto de permanente cambio y en el que el valor de las personas ya no estará ligado a la realización de tareas o procesos que pueden resolverse mediante la inteligencia artificial. El valor de las personas estará cada vez más ligado a su capacidad para crear y desarrollar nuevas realidades.

En el siguiente artículo analizamos el siguiente nivel de cambios:

3. CAMBIOS EN LAS METODOLOGÍAS