“Esta pandemia está suponiendo la evidencia más clara de que tenemos una impresionante capacidad para gestionar el cambio.”

Dentro de las acciones formativas y de desarrollo que más nos solicitan está la adaptación al cambio. Adaptación al cambio orientada a la identificación y uso de las herramientas que las personas pueden utilizar para gestionar con éxito los procesos de cambio que muchas veces les vienen sobrevenidos desde el exterior. También nos las piden con un enfoque, no solo de autoliderazgo individual, sino dentro de la gestión de un equipo, en el ejercicio del liderazgo o como algo más sistémico en la organización.

El denominador común suele ser ayudar a las personas a gestionar el cambio, ya que en muchas ocasiones percibimos el cambio como una amenaza o riesgo, o como mínimo, una incomodidad que nos saca de la zona de confort. A veces esta percepción está basada en hechos objetivos porque el cambio supone un empeoramiento de las condiciones o entorno. Otras veces es simplemente miedo a lo desconocido.

Una de las cuestiones que más nos suele llamar la atención es la creencia generalizada y extendida de que las personas nos resistimos al cambio de manera natural y que gestionar el cambio es algo que debemos aprender. Es cierto que hay cambios que no nos gustan y que hay cambios que nos dan miedo. También es cierto que a veces sufrimos mucho en los procesos de cambio. Nos bloqueamos o tomamos actitudes que nos perjudican más que el propio cambio que enfrentamos.

Sin embargo, si observamos nuestra propia evolución como personas a lo largo de nuestra vida, vemos que hemos estado gestionando el cambio de manera permanente desde que nacemos y que, aunque a veces “duele”, normalmente vamos saliendo reforzados, creciendo como individuos, desarrollando nuevas habilidades, superándolo con éxito y enfrentando una nueva etapa con más fuerza.

Sin duda, hay situaciones de cambio dramático o bloqueos importantes que pueden necesitar la ayuda de un experto en psicología, pero en la mayoría de las ocasiones las personas de una manera natural enfrentan y superan el cambio con éxito.

Además de en el plano individual, como especie hemos demostrado una habilidad asombrosa para enfrentar y promover el cambio a lo largo de la historia. Me atrevo a aventurar que es difícil encontrar una especie en nuestro planeta que haya demostrado más habilidad para generar y adaptarse al cambio que la nuestra.

La capacidad para adaptarnos y gestionar los cambios provocados por esta pandemia, que como individuos, grupo, sociedad y especie estamos enfrentando resulta asombrosa y espectacular. No queremos subestimar las enormes dificultades que está suponiendo ni la necesidad de ayuda que muchas personas han tenido durante este tiempo. El cambio es un obstáculo sin duda. Pero queremos animar a ver el vaso medio lleno. Esta pandemia está suponiendo la evidencia más clara de que tenemos una impresionante capacidad para gestionar el cambio. Miles de ejemplos así lo corroboran: El sistema sanitario tuvo que adaptarse a velocidad de vértigo; negocios tuvieron que reinventarse; empresas cambiaron sus formas de trabajo; familias se reorganizaron; las escuelas cambiaron sus métodos; la investigación científica se reorientó y está generando vacunas en plazos récord y mil ejemplos más.

¿Cómo gestionas el cambio?